Cinisca, Campeona de los Juegos Olímpicos de la antigüedad (I)

0
114
cinisca-campeona-de-los-juegos-olimpicos-de-la-antiguedad-i-2

Mañana tendrá lugar la apertura oficial de los Juegos Olímpicos Rio de Janeiro 2016, y es por eso que hoy hablaremos aquí de la primera campeona de los Juegos Olímpicos de la antigüedad, la espartana Cinisca.

Estatua de una atleta espartana.

Cinisca (Κυνίσκα) fue una princesa espartana nacida alrededor del 440 a. C. Era hija de Arquídamo II y hermana de Agesilao II, reyes de Esparta. Tuvo la suerte de convertirse en la primera mujer de la historia en ganar los Juegos Olímpicos de la antigüedad.

Antes que nada debemos hacer algunas aclaraciones sobre la sociedad griega y sus mujeres, para poder entender la gran importancia de este hecho y el prestigio y gloria que Cinisca consiguió con esta hazaña.

Para empezar, lo que ya debe ser conocido por todos, es que el lugar dado a la mujer en la Antigua Grecia era de una pseudo-esclavitud biológica. Las mujeres eran ciudadanas que podían participar en la mayor parte de los cultos y festividades religiosos, pero que eran excluidas de otros actos públicos. No podían tener propiedades, excepto sus artículos personales, y siempre tenían un guardián varón: si era soltera, su padre o un pariente varón; si estaba casada, su marido; si era viuda, alguno de sus hijos o un pariente varón.

A las mujeres se las tenía bajo un estricto control. Se esperaba que una mujer permaneciera en su casa, lejos de la vista, con excepción de su presencia en los funerales o en los festivales. Cabe aclarar también que en ciertas polis, como es el caso de Esparta, las mujeres gozaban de una mayor libertad; aunque siempre con una ciudadanía reducida o nula.

La carrera de carros en un jarrón griego antiguo.

La segunda aclaración respecta a la participación en los Juegos Olímpicos de la Antigüedad en el caso de las carreras de caballos. En las pruebas hípicas de la antigua Grecia era proclamado vencedor no el auriga sino el propietario de los caballos, de manera que una mujer con los suficientes recursos económicos para mantener una cuadra y con la suficiente ambición y dedicación, podía ver su nombre inscrito en las listas de vencedores en los grandes juegos (sólo en las pruebas hípicas, puesto que en las demás no podían participar, por tener que intervenir en persona).

Dicho podemos seguir comentando sobre la vida de Cinisca y su hazaña.

Cinisca nació en torno al año 440 a.C. Durante dicho momento existía entre Esparta y Atenas una tregua, firmada cinco años antes, en el 445 a.C. Como ya dijimos, su padre fue el rey Arquídamo II, nacida durante su segundo matrimonio. Arquímano moriría tiempo después, para ser exactos 13 años después. Al poco tiempo Agesilao II, su hermano, se haría cargo del poder y la educación de su joven hermana.

Pero hasta aquí por ahora… pronto la segunda parte…