Luis XI, el Prudente y su Astrologo Galeotti, el Astuto

0
37

En épocas pasadas, los clarividentes o profetas eran muy respetados y su palabra era tomada con gran seriedad, además, solían gozar de buena estima y posición entre los reyes y el resto de los nobles. Tal es así que ocupaban cargos importantes en los reinados, incluso, muchos de ellos siempre acompañaban al rey a donde este fuera. Este era precisamente el caso de Luis XI y su astrologo (que en esas épocas hacían de profetas) Galeotti. Pero toda relación sufre de altibajos, y en cierta ocasión, Galeotti estuvo a punto de perder la buena voluntad y favor del rey.

Retrato de Luis XI.

Luis XI de Francia, apodado el Prudente, reino entre los años 1461 y 1483. Toda su acción política se encaminó a la afirmación de la autoridad del monarca frente a los derechos de la nobleza y el clero derivados de privilegios feudales; al tomar parte activa en la construcción de una monarquía autoritaria, centralista y absoluta, se granjeó la enemistad de parte de la nobleza tradicional. Era un personaje muy interesante, que supo ganarse su lugar en la historia.

Retornando con nuestros protagonistas, lo que sucedió para que Luis se enojara con el astrologo fue que en cierta ocasión Galeotti predijo la muerte de la favorita de Luis, Marguerite de Sassenage y, efectivamente, una semana después, esta murió de una enfermedad desconocida.

Imaginarán seguramente como se puso Luis con la noticia de su muerte. Estaba hecho una furia, inmediatamente dio orden de que arrojaran al buen adivino por una ventana. Con esta idea en la cabeza, Luis mandó a buscar al Galeotti y lo hizo llevar por dos guardias reales hasta lo alto de una de las torres del palacio.

El adivino se encontraba casi al borde del abismo y sostenido sólo por el brazo de uno de los guardias. Irónico y jactándose de su poder, Luis pidió que adivinara el día de su propia muerte, suponiendo que daría por obvio que esta sería en breves instantes. Lo desafío:

“Tú, que prendes ser un hombre tan hábil y que te pronuncias con tanto furor sobre la suerte de los demás, dime cual será tu suerte ahora y cuánto tiempo te queda de vida”

Sin embargo el astuto Galeotti, que de ser un verdadero clarividente seguramente estaría preparado para la pregunta, se mantuvo tranquilo y sin inmutarse sacó una sutil respuesta que no podría haberle dado mejores resultados:

“Moriré tres días antes que su Majestad’.

Luis XI y su astrólogo Galeotti.

Sin dudas fue la mejor respuesta que pudo haber dado. Luis, que ya había constatado el rigor de sus predicciones, ordenó que lo quiten del borde que lo separaba de la muerte. Quizás por temor a que su vaticinio se haga realidad, quizás por encontrar su respuesta harto ingeniosa, lo cierto es que desde entonces, el Adivino fue cuidado, nunca mejor utilizado el término, a cuerpo de rey. Aterrado, el rey dio orden al instante de que Galeotti fuera bien atendido siempre y que nunca le faltara nada.

Así, una simple frase le alcanzó para pasar del dictamen de muerte a la más garantizada supervivencia

Para esta entrada tuve ayuda de:

Programa de la Venganza Será Temible (página con algunos programas)

Blog Canaltrans

Más Info en la Wikipedia: Articulo sobre Luis XI