Síbari y los Sibaritas: El Lujo en Exceso

0
132
sibari-y-los-sibaritas-el-lujo-en-exceso-2

El término Sibarita es generalmente utilizado para referirse a alguien de gustos refinados, lujosos, o exquisitos, según el contexto en el que nos hallemos. Nos referimos a los amantes de la buena vida. Pero ¿Por qué usamos este término? ¿De dónde vienen los Sibaritas?

Representación de ciudadanos sibaritas

Pues, el término proviene de la antigua isla ciudad griega de Síbari, un lugar cuyos habitantes eran tan ricos que no sabían qué hacer con tanto dinero, y decidieron gastárselo en todo tipo de lujos, desde los más normalitos a los más excéntricos.

Hacia el año 721 a.C. colonos griegos procedentes de Acaya, una región del norte del Peloponeso de las más pobres de Grecia, fundaron en el extremo occidental del golfo de Tarento, sobre el mar Jónico, al norte de la desembocadura del río Crati, la ciudad de Síbari. La emigración hacia el oeste, había surgido para los aqueos, al igual que para muchos otros pueblos griegos, como una forma de salir de la pobreza en que la que estaban sumidos; así fue que llegaron a estableciéndose en el sur de la península itálica, en lo que se conoce como Magna Grecia, precisamente por la gran cantidad de colonias fundadas por los pueblos procedentes de Grecia.

Representación de un banquete Sibarita

Al principio, los sibaritas se dedicaron a lo que sabían hacer: cultivar trigo y criar ovejas y cabras. Pero, sin saberlo, habían tenido la suerte de elegir un aplazamiento muy estratégico para el comercio, la zona elegida era un estupendo pasaje del Jónico al Tirreno, ya que ahorraba el paso por el peligroso estrecho de Mesina a los que, desde Grecia, se dedicaban al comercio con Italia.

Los sibaritas supieron sacar un muy buen partido de todo esto. No les costó mucho someter a las tribus italianas del interior, luego establecieron asentamientos controlados en la costa del Tirreno, al sur del golfo de Nápoles, abriendo una vía terrestre rápida y segura, que pusieron al servicio de las ciudades interesadas. Fue una auténtica mina de oro. Síbari se convirtió en una especie de puerto franco, al que afluían riquezas de todas partes. Pronto todos en ella ostentaban una alta posición social, casi sin excepción alguna.

No mucho más tarde, la ciudad se llenó de lujo y opulencia. Pero por ahora hasta aquí la historia…

Continuará…