Ultima Ratio, La Última Razón

0
91
ultima-ratio-la-ultima-razon-2

Hablaremos hoy de una antigua expresión latina, que ha ido haciéndose presente a lo largo del tiempo, tanto entre los comunes, como entre las altas esferas: «Ultima Ratio». Está expresión latina, la cual se traduce literalmente como “última razón” o “último argumento”, y se utiliza para expresar que ya no hay razón ni sentido de seguir debatiendo sobre cierto tema, se ha dado el argumento definitivo, superior al resto.

La pregunta que se produce ahora es, ¿Por qué se encuentra grabada en un cañón y que significa el «Regum» extra que se ve en la imagen? Pues esas, mis amigos, son las preguntas que develaremos hoy.

Empecemos por el significado de «Regum». Lo cierto es que esto no modifica el significado original de la frase, su transliteración es tan  simple como “rey”. Por lo que ahora podríamos decir que estamos hablando de «última razón o argumento del rey». Hasta aquí todo bien.

Pero la historia de esta frase no termina con los latinos del Mediterráneo.  Tiempo después (unos miles de años después para ser más exactos), el Rey Sol, Luis XIV “revivió” la frase (aunque no se pueda decir exactamente que estuviera muerta) y la utilizó de una manera particular y propia de su autoritarismo:

Leyenda en los cañones de Luis XIV

Como ven en la imagen, Luis hizo que en la fundición de sus cañones figurase la leyenda ya mencionada, «Ultima Ratio Regum». Así, el Rey Sol hacia denotar que su palabra era la valía, y si alguien pensaba oponerse o pedía una justificación de su accionar debería enfrentarse a su «Ultima Ratio», es decir, sus lindos cañones, siempre listos para el enemigo.

Luis XIV patio interior de Les Invalides, en Paris

Nadie podría negarle a Luis que su argumento era sólido, y posiblemente menos se atrevieran a contradecirlo. La fuerza siempre ha sido la “razón máxima” cuando de debatir se trata, y Luis lo dejaba baste claro. Pero aún hay más, puesto que más tarde, Federico de Prusia seguiría la costumbre de su “colega” francés, y al igual que él también se inscribiría en algunas piezas de artillería en España. Podemos decir rápidamente se convirtió en una tradición real.

Es por ello que algunos artilleros describen a su arma precisamente como «Ultima ratio regis» queriendo con ello significar su superioridad sobre las otras armas tradicionales.